Las edificaciones se conforman por diferentes materiales que tienen la función de soportar, dar resistencia o en algunos casos ayudan a la unión de estos elementos para componer la estructura de un proyecto arquitectónico. Las varillas van ocultas en el interior de las columnas de los edificios, puesto que son recubierta con cemento.

Una de las ventajas que tiene la varilla corrugada es su costo. Ya que el acero con el que se fabrican no es caro, por lo que no representarán una inversión alta para la construcción, a pesar de que entre mayor sea la edificación por construir, mayor el volumen de varillas que se requerirán.

El acero es un material totalmente reciclable, por lo que los sobrantes de la construcción pueden ser reaprovechados para la fabricación de nuevas varillas.

También podemos mencionar que la varilla soporta aproximadamente la misma carga con menos acero, facilita transportación y disminuye el costo del flete, posee mayor adherencia por su corrugado, tramos rectos de 6mts que facilitan el habilitado y evitan el enderezado y por último suele doblarse con facilidad hasta 180 grados sin riesgo de ruptura.